Las glorias olímpicas de la RD llegaron al atrio del BID en Washington